Archivo de la etiqueta: Playa

Milo la isla más austral de las cícladas

1

El mar egeo nos meció unas cuantas horas, el agua celeste se interrumpía de a ratos con algunas islas pequeñas. La puerta gigante de la bodega del ferry se abrió ante un terrón de casitas blancas amuchadas alrededor del puerto de Adamas. Un grupo de diez personas esperaba al final de la pasarela con carteles que ofrecían sus hospedajes. Nosotros decidimos según un criterio empático porque los precios no variaban demasiado. En un auto pequeño y un poco destartalado llegamos a la plantación de olivos de Antonia, donde con su marido había contruido algunas cabañas para alquilar.

4

20226650_10209379083934567_1992706128_o

6

3

El viento rige los días en las orillas de Milo y dependiendo de cómo sople son las playas que se pueden visitar. La isla es pequeña y el ritmo tranquilo, las casas blancas se conectan por unas escaleras de filos imprecisos y la mayor parte de las aberturas están pintadas en celeste. En el centro algunos comercios abastecen las necesidades del viaje. Alrededor de la isla las playas de rocas blancas y agua turquesa se suceden despobladas y sin ruido.

5

En un barco de velas visitamos la bahía de kleftiko. Entre las piedras el agua va y viene, al compás de las corrientes recorrimos el laberinto de cuevas hasta que el día se empezó a despedir.

2

20205517_10209379084214574_1531580093_o

20182141_10209379084254575_1639242479_o

Milo se hizo famosa por la Venus de Milo. La escultura que representa a Afrodita ,diosa del amor y la belleza, fue encontrada por un campesino es esta isla volcánica del grupo de las cícladas que aún no ha sido eclipsada, como  algunas de sus vecinas -Santorini y Míkonos-, por el turismo de masas. Allí se llega en Ferry Bluestar o Anek son las compañías princpales, conviene comprar los tickets en cualquier agencia o directamente en las oficinas, pero no es necesaria mucha antelación.

Algunas de las playas para visitar en Milo son:

Sarakinikoas,Papafragas, Pollonia,Paliochori, Papikinou, Tzigrado, Firiplaka, Provatas, Gerontas, Hivadolimni, Emporios, Kleftiko. Hay que chequear el viento antes de organizar la visita. Las visitas a Kleftiko, el imperdible de la isla, se pueden contratar en Adamas, puerto principal de la isla.

 

Ko Phi Phi diez años después

Llegamos a la isla y como esos descubrimientos abrumadores que uno hace de niño, donde se da cuenta que el mundo no es como en los cuentos que nos contaban para hacernos dormir, descubrimos, de primera mano, los estragos que puede hacer el hombre con la belleza natural.

Ko Phi Phi

Phi Phi diez años después era básicamente, basura, olor a sucio, y edificación desmedida.

Estábamos viajando por Tailandia y decidimos que debíamos visitar la mítica playa de la película La Playa. Yo había ido hacía diez años y recordaba el lugar como lo más parecido al paraíso, Pablo, quería conocer Ko Phi Phi más allá de nuestras sospechas de lo que tristemente descubriríamos al arribo.

Si bien esta isla ubicada en el oeste de Tailandia sobre la costa de andamán sigue otorgando al viajero unas playas muy bonitas, el crecimiento desmedido del turismo en la zona han descolorido su encanto.

Hace diez años se podían contar los bares con los dedos de las manos, uno podía perderse entre la vegetación o sentarse al atardecer a contar unas pocas embarcaciones que se hamacaban sobre el agua.

El mar en Ko Phi Phi

En esta segunda visita intentábamos descubrir nuevos caminos en medio del cemento para evitar los olores a basura y sistemas cloacales colapsados o buscar alguna playa que no esté atestada de barcos y envases de plástico flotando en el agua.

A Ko Phi Phi se llega en barco desde Phuket o Krabi, los aeropuertos más cercanos están en estas mismas ciudades. En la isla no hay vehículos por lo que si uno quiere moverse por las diferentes playas lo debe hacer caminando (cuando se puede) o en barco. La variedad de alojamiento es mucha, así como los lugares donde comer, lo mejor siempre es recorrer y comparar precios, alejándose de la zona más turística.

El centro es una seguidilla de locales y alojamientos. Laberíntico. Agobiante. Constituye un sitio acogedor para consumistas empedernidos, pero si lo que buscabas era aire, espacio, dispersión y tranquilidad Ko Phi Phi no es la parada correcta.

Sin embargo, si tenés ganas de visitar esta mítica playa tailandesa, porque andás por ahí, porque querés sacarte las ganas de verlo con tus propios ojos, este es el punto de partida necesario para conocer Ko Phi Phi Leh una pequeña isla prácticamente deshabitada que da cuenta de lo que supo ser la zona antes de la llegada masiva del turismo. Actualmente este sitio pertenece al Parque Nacional de las Islas Phi Phi, los pescadores que habitan la zona se dedican a la recolección de nidos de golondrina, producto de alto valor en el mercado chino. El paseo de una tarde te permitirá disfrutar del mar y sus aguas cristalinas, sus arrecifes de coral y toda la vida que ellos encierran. El paseo incluye una visita a las cuevas de los vikingos, a la playa de los monos, el almuerzo y un rato de snorkelling, a un buen precio para pasar una tarde en el mar.