Archivo de la etiqueta: Indonesia

“La ruta del café”, nota en la revista Almundo Marcopolo

Aquí les compartimos un artículo que escribimos para la revista Almundo Marcopolo, donde  contamos nuestras experiencias del cafe en distintos puntos del planeta tierra. No te la pierdas!

1

2

3

Anuncios

El Blog

Este blog empezó con nuestro viaje por Nueva Zelanda, en el año 2014. Nació entre las ganas de vomitar nuestras experiencias y el intento de generar información útil para otros viajeros. En el camino fue mutando y adquiriendo personalidad propia, por eso hoy es básicamente un popurrí de nuestros placeres. En él encontraras algunas películas que nos gustan mucho, organizadas por país de producción, algo de música que podrás combinar con la lectura de nuestros textos de viaje y mucho sobre nuestras percepciones alrededor del mundo. Generalmente yo, Josefina escribo y Pablo captura las imágenes, pero intentamos complementarnos y compartir nuestras tareas porque creemos que siempre el trabajo colectivo da mejores frutos.

Desde que comenzamos en Nueva Zelanda recorrimos el país de Sur a Norte, hicimos dedo, alquilamos un auto y viajamos en bus. Después visitamos Samoa, un viaje relámpago de 12 días.

A finales del año nos fuimos  a Japón por tres meses, viajamos mientras trabajábamos para economizar el viaje. Luego volamos a Corea del Sur donde enseñamos inglés a cambio de alojamiento y comida durante un mes y medio. Cansados del frío nos fuimos a Filipinas, visitamos Manila, las terrazas de arroz en el norte, Cebú y Negros. En Indonesia viajamos durante un mes por Bali, Java y Sumatra haciendo couchsurfing principalmente. Nos cruzamos a Camboya y estuvimos allí dos semanas, era nuestra segunda vez en el país, entonces aprovechamos para recorrer algunos rincones que habíamos pasado por alto. Nos pasamos a su vecino Vietnam, el país de los guerreros y aprovechando el visado gratuito de quince días con pasaporte europeo, visitamos el sur. Luego cruzamos a Laos, y al ritmo lento de los lugareños descubrimos su tierra de Sur a Norte. Ya casi sin fondos volvimos a Vietnam, y viajamos por el norte otros quince días.

El tiempo pasó de prisa y todavía nos queda mucho por compartir, poco a poco iremos actualizando el sitio y les traeremos novedades de viajes pasados y futuros. De momento estamos en Edimburgo y pronto volvemos a Argentina.

Los invitamos a hacernos consultas y sugerencias, siempre es bueno saberlos del otro lado y sentirnos acompañados en nuestro vuelo.

12132539_530133357152024_704583913013054931_o

Ijen, el infierno no está lejos

Desde el principio pareció todo muy sencillo, y por eso desconfiamos.

Rahmat el amigo de nuestro contacto de CS (couchsurfing) nos esperaba en su casa. Suponíamos que él también pertenecía a CS y que nos iba a alojar en Banyuwangi, en el extremo este de la isla de Java.

Durante nuestro viaje de Gilimanuk (Bali) a Ketapang (Java) le comenté a Pablo que me parecía raro que Rahmat nos haya aceptado sin siquiera pedirnos el nombre para chequear nuestro perfil.

-Sabés que tuve la misma sensación!- me contestó y ahí nuestras miradas sellaron el presagio de un cuento con final amargo.

Desde Ketapang a Banyuwangi nos tomamos un angkot que nos cobró el doble (el ticket costaba 5000 rupias -1USD=13000IDR Enero/16). Insistimos, regateamos, caminamos desinteresados como diciendo “nos vamos caminando”, pero el doble fue lo mínimo que conseguimos después de unos 30 minutos. El transporte público en Indonesia es algo que podríamos catalogar de inexistente, o al menos, es así si sos turista y pretendes pagar el precio local. Incluso, la gente por la calle y los vendedores a los que consultamos el precio del boleto, nos decían cifras muy distintas. Conclusión: no íbamos a conseguir viajar por el precio local, así que nos rendimos en el doble.

Cuando llegamos a Banyuwangi retomamos el tema del alojamiento que habíamos dejado atrás por escabroso y decidimos mandarle un mensaje a nuestro host para chequear sus intenciones. Necesitábamos internet y allá fuimos. Pero claro, qué ilusos! Ya no estábamos en Bali donde hay wifi hasta en los Warung (puesto callejero de comida local), habíamos llegado a Java. Atrás quedó el olor a incienso, los colores, las ofrendas hinduistas, el wifi y la gente que habla inglés. Los cinco primeros intentos de conversación en Java para conseguir internet y mandarle un mensaje a Rahmat se resolvieron con un gesto negativo hecho con la mano. A las pocas cuadras encontramos un hotel y dadas las circunstancias pensamos en quedarnos allí. Cuando entramos la recepción estaba vacía, llamamos varias veces pero nadie salió. Con disimulo caminamos por el pasillo que llevaba a las habitaciones para chequearlas por nuestra cuenta. Listo, pensamos, nos quedamos acá una noche, hacemos Rawah Ijen y nos vamos.

Después de un rato, apareció una señora y nos dijo un precio que se ajustaba perfectamente a nuestro presupuesto, todo parecía empezar a ponerse sobre ruedas pero cuando preguntamos cómo hacer para subir al monte Ijen la señora nos miró con cara rara y empezó a hablar en indonesio, llamó a otra persona y el joven que se acercó también puso una enorme cara de desconcierto. Entre las respuestas que obtuvimos fuera del hotel y las de dentro empezamos a dudar en poder acceder al monte Ijen esa misma noche y lamentablemente, tiempo es todo lo que echamos de menos en nuestro viaje por Indonesia.

Volvimos a cambiar el plan, Rahmat podía ser sospechoso pero al menos hablaba inglés.

La casa quedaba cerca de la estación, mejor dicho de “una” estación de tren en las afueras de la ciudad, alrededor, había dos o tres casas, dos despensas y dos warung donde comer. Cuando nos bajamos del angkot preguntamos por Rahmat y casualmente todos lo conocían. Nuestras sospechas se iban confirmando a cada paso.

Ni bien llegamos a la casa, lo esperado, nuestro amigo del contacto de CS nos iba a cobrar por la habitación… -Seguro?- le dijimos. Sí, muy seguro estaba Rahmat y con esa seguridad ahí no más, nos quiso alquilar sus motos para subir al monte Ijen. Para condimentar la escena cuando entramos, la habitación era un cubículo sucio con un colchón en el piso y sin ducha, -pero con wifi!- dijo Rahmat ante nuestra cara de desencanto. No es que seamos muy pretenciosos pero encima que nos mintieron… Después de un rato de caras largas optamos por alojarnos en unas habitaciones en el fondo de la casa de sus padres que tenían baño privado.

Nos podríamos haber ido pero el sólo hecho de pensar en lidiar nuevamente con los conductores de angkot nos hizo quedar allí. Desde lejos y con las cartas ya jugadas nos dimos cuenta que tendríamos que haber partido después del infortunio de sabernos engañados, pero… ¡qué fácil sería la vida con el diario del lunes!

Volvamos a Ijen, sabíamos que la subida de 45km era muy empinada y había que hacerlo de noche para ver antes del amanecer los colores azulados de los gases que desprende el azufre, sumado a esto, los últimos días había estado lloviendo.

Sin darnos demasiado respiro, Rahmat volvió a insistir con el alquiler de la moto: -La moto cuesta 75000 rupias- dijo, y un francés agregó desde atrás: -el camino está difícil yo fui ayer y me volví, hoy voy a intentar nuevamente-. Acto seguido, descartamos la moto.

Intentando dejar de lado la bronca por el uso indebido de couchsurfing y porque estábamos varados en el medio de la nada sin opciones económicas para cenar y sin la posibilidad de encontrar más turistas con quienes compartir los gastos de transporte, preguntamos inocentemente cuánto costaba subir en auto más las entradas. Creyendo que cobrarnos la habitación/pocilga había sido el máximo descaro, -alrededor de 800.000 rupias- dijo Rahmat sin mirarnos a los ojos. Whatttt????!!!!! No my friend pensamos por dentro, venimos de Argentina. Entonces pedimos un precio mejor, después de pensarlo un rato, Rahmat nos lanzó su oferta: les dejo gratis las máscaras para bajar al cráter! y ese, fue su precio final.

En el medio de la nada, chantajeados a través de CS, sin opciones para subir al  monte Ijen, decidimos salir a caminar para pensar más tranquilos.

El volcán Kawah Ijen, es un volcán activo al este de Java, cerca de la ciudad de Banyuwangi, es una parte constitutiva de la línea de fuego que representa la zona de mayor actividad geodinámicaa del planeta. En su interior hay una mina de azufre de propiedad privada.

El paisaje es colorido, el amarillo mostaza del azufre contrasta con el turquesa de la laguna que se halla en su interior y el azul francia de los vapores de ácido sulfúrico que se dejan ver por la noche.

La costosa entrada (100000 rupias días de semana, 150000 rupias los fines de semana) es recaudada por el gobierno para mantenimiento del lugar. El lugar es una montaña: todavía estamos intentando entender en qué consiste tal mantenimiento. El ascenso se hace por la noche para ver el fuego azul. El segundo fuego azul del mundo, promocionan los lugareños cuando entablan conversación con los turistas.

En la mina, los trabajadores entran por la noche para extraer pesadas cargas de azufre que venden en la entrada del volcán a unos pocos céntimos de dolar. Los gases de ácido sulfúrico que emite el volcán en un color azulado tienen un grado de toxicidad que atenta contra la vida, el azufre liquido de un amarillo profundo brota hirviendo a la superficie para cristalizarse en contacto con el aire. El paisaje, dicen los que fueron, es impactante, como así ver las condiciones en que trabajan los mineros.

El fotógrafo Olivier Grunewald realizó un trabajo sorprendente en el volcán Kawah Ijen, allí capturó los magníficos colores del paisaje así como las condiciones devastadoras del trabajo en la mina. Aquí compartimos parte de su trabajo.

Fotos de Olivier Grunewald

El fuego azul que no vimos, porque negociar el precio fue imposible y no íbamos a pagar semejante suma por subir una montaña, nos dejó igualmente una enseñanza. Algunos lugares se ponen de moda, la gente acude en masa a la cita, los locales ven la opción de hacer dinero, suben los precios y terminamos asistiendo a la locura de que subir a una montaña cueste alrededor de 40 dólares por persona. A veces el ser humano, mientras escribo esto pienso que esas veces son más de las que me gustaría, se enreda en situaciones que él mismo crea, que son ridículas e inoportunas, sin siquiera cuestionarlas. Y después vienen otros seres humanos y las repiten, y así hasta que en un momento todos creemos que es lo correcto, que fue así siempre y que no se puede cambiar esa realidad. Algo similar sucede con los trabajadores del interior de la mina. Allí asistimos al espectáculo de personas teniendo una vida inhumana para hacer más humana la vida de su familia, alguien enriqueciéndose en la cima de la mina, y todos los turistas de paseo por el cráter, como si esto no fuese una construcción humana, con el aditivo de que aquí se trata de una injusticia y opresión humana devastadora.

El fuego azul nos dio algo de luz y nos dejó un sabor amargo. Los primeros días en Java no serían los mejores, pero todo puede cambiar.

Documentales de Kawah Ijen:

Proceso de extracción de la mina

Datos sobre la producción y condiciones de trabajo

Lago Toba, la sonrisa del caníbal

El Lago Toba está en el Norte de Sumatra, Indonesia. Es el lago volcánico más grande del mundo, y es el resultado de una erupción que, según parece, cambió el curso de la historia humana hace alrededor de 75.000 años. Supuestamente la erupción del volcán fue tan grande que redujo la población mundial de homos a un pequeño número, grupo del cuál proviene toda la población actual. Hay estudios que contradicen esta teoría pero nada definitivo aún.

1

Desde la costa del lago en Parapat, se llega por ferry a Tuk Tuk, como las pequeñas moto-taxi del sudeste asiático, pero esto es una península que si bien parece una isla en medio del lago, está conectada por tierra. Allí se agrupan la mayoría de los alojamientos, es un lugar tranquilo y relajado con unos paisajes amplios y despejados. Los pobladores pertenecen a la cultura Batak. Siempre sonriendo pasan las tardes sentados en las puertas tomando café y jugando juegos de mesa.

6

2

 

4

En los alrededores, entre plantaciones de arroz y maíz se pueden ver sus viviendas tradicionales, construidas en madera sobre pilares con techos curvos y puntiagudos muy particulares. Las casitas como dobladas por los extremos por la mano de un gigante están decoradas con diseños curvilíneos y figuras talladas en madera.

3

Los integrantes de la cultura Batak viven mayormente alrededor del Lago Toba y en el norte de Sumatra. En la antigüedad eran guerreros temerarios que comían a los enemigos capturados. Conocidos por sus costumbres caníbales, asentadas en la idea de que de esta forma podían tomar la vitalidad de sus opositores, hoy son devotos cristianos con complejos y elaborados rituales de entierro. En los frentes de sus casas de pueden ver las tumbas de algunos integrantes de la familia y los trabajos de limpieza y cuidado de los huesos de sus antepasados muertos se prolongan varios años después de su muerte.

7

 

5

Siempre con una guitarra y con una sonrisa, los Batak son muy amigables con el visitante sin hostigarlo con toures y ofertas. Nosotros nos alojamos en Libertá que era el lugar más económico (40-70mil rupias), no tiene las mejores vistas al lago pero es muy tranquilo y el personal muy amable, a su vez el dueño Mr. Moon brinda mucha información para viajar por libre alrededor de la isla. Para comer también es el lugar más económico, aunque en temporada baja se pueden negociar los precios en otros restaurantes que tienen la carta más costosa, obteniendo prácticamente el mismo precio. Alquilar una moto para dar la vuelta al lago cuesta alrededor de 60 mil rupias, son entre 150km y 200km. Hay mercados, cascadas y pequeñas villas en el camino. La península de Samosir se puede recorrer caminando en tres horas, también se puede llegar hasta  Ambarita y Tomok a pie.

Tuktuk map

Desde Tuk Tuk se puede ir a Berastgui, un volcán cercano, Bukit Lawang (vía Medán) un centro de observación de orangutanes semi-salvajes o a Ketambe (vía Sidikalan/ Kutacane), donde se pueden hacer trekkings por la selva para ver oranguntanes en estado salvaje entre otros animales.

Café Luwak

Empecemos con la historia que todos quieren escuchar, la del mejor café del mundo.

Cuando estacionamos la moto en Alam Bali, Julina nos recibe con una sonrisa. Sin dejarnos siquiera sacarnos el casco nos despliega un discurso prolijo, donde se presenta de memoria y nos invita a degustar los productos del lugar. Un poco aturdidos estacionamos la moto y le advertimos a Julina que no queremos trampas, sólo conocer cómo se produce este café tan particular y tal vez tomar una taza. Julina asiente y dice que no hay problema sin deshacer su sonrisa.

El Kopi (café) Luwak  o café de civeta es un tipo especial de café, su particularidad radica en que se obtiene de las deposiciones de este animal que es una mezcla de gato y suricata. Los animales, cuyo nombre es Luwak en Indonesia comen los granos de café, seleccionando los que están en el punto justo de maduración y luego en su estómago el proceso de fermentación sustrae acidez e intensifica el sabor, dando como resultado un café más sano y gustoso, con menos cafeína y un sabor más fuerte.

cafeluwak4
Luwak

La seguimos por un pasillo cerrado, de palmeras y vegetación compacta. Ella va explicando el proceso de producción del café mientras toca las hojas suavemente. Nos muestra algunas vainas de cacao que también producen y nos dirige hacia un sector donde están los animales. Ahí remarca que estos ejemplares están allí sólo para que la gente los pueda ver pero que la producción se hace con animales salvajes que habitan en las grandes plantaciones del fondo. Con la conciencia tranquila, la seguimos ansiosos por nuestra taza de café. A mitad de camino un murciélago enorme, colgado boca abajo, nos mira pasar pero casi ni se mueve, yo paralizada por la impresión los imito unos segundos hasta que reaccionó y apuro el paso para no perder a Julina de vista.

cafeluwak3
El murciélago de la plantación

Al final del pasillo se abre una enorme terraza que da a las plantaciones. Allí un chico tuesta el café manualmente. En unas cestas se puede ver el café recolectado, todavía con restos de excrementos, el café limpio, el café pelado y el café tostado. Julina explica esta última parte del proceso mientras pela algunos granos para que podamos olerlos.

Elegimos una mesa alta justo en el límite de la terraza y rápidamnete aparece otra chica y nos trae una degustación de cafés, tes y cacao que incluye: té de mangosteen, té de jengibre, té de lemongrass, té de canela, cacao, café de coco, café de vainilla, café de gingseng y café balinés. Mientras hablamos de las propiedades de los productos encargamos una taza de café Luwak.

El café Luwak es muy sabroso, tiene un gusto terroso y seco. Por su proceso de producción y por las pocas cantidades que se producen a nivel mundial ha llegado a ser el café más caro del mundo, costando hasta 400 euros el kilo. En indonesia se puede tomar una tasa por unos 3-4 dólares. Por el mismo precio tomamos el resto de los cafés saborizados y tes que también estaban muy buenos.

cafeluwak1
Café Luwak
cafeluwak5
Degustación de productos

Hasta aquí el vaso… o mejor dicho la taza media llena (de café). Pero todo tiene su dark side (lado oscuro) y después de la visita a la plantación de café Luwak me quedé pensando en que algo no me cerraba. Por un lado, tanto ofrecimiento “for free” como nos decían en la puerta me parecía sospechoso, principalmente porque todo lo vinculado al turismo tiene el sabor amargo de que uno se siente una billetera con patas, segundo, porque si el proceso de producción es tan sofisticado nunca puede valer una copa de café, sólo 3 euros. Intenté imaginarme los animales en libertad en las plantaciones del fondo y cuántos trabajadores se precisaban para recolectar las heces. Mi costado “grinch” se terminó de convencer, habíamos sido estafados. La falsificación y el maltrato de las civetas sería el título de la historia que algunos prefieren no conocer.

El café de civeta se produce en Indonesia, Filipnas, Vietnam y algunos lugares de India. En la mayoría de los lugares los animales están enjaulados y son alimentados por los productores exclusivamente con granos de café, siendo su dieta original mucho más variada. De esta forma el proceso químico que supuestamente sufren los granos de café no es el buscado. Para completar el mal trago los lugares de degustación generalmente venden falsificaciones a un precio cercano al original. Sacando cuentas, podríamos decir que caímos! Pagamos un café balinés común y silvestre 50.000 rupias indonesias. Sí, ríanse! Y finalmente nunca supimos si siquiera había allí, más que los dos o tres Luwak que vimos echados por ahí, que sospechamos, estaban sedados.

Si les interesa el tema nosotros encontramos en el blog Hastasiemprecatalina.com un artículo muy completo y detallado donde describe los orígenes del café, el proceso químico que realiza la civeta en su organismo y el maltrato de estos animales: Kopi Luwak, el café más caro del mundo se procesa a través de los excrementos de un animal.

También les dejamos un documental sobre el tema:

 Café Luwak y su cruel secreto documental

Café Luwak, su producción documental

Photo exhibition. El comienzo/The beginning

12466373_560389217459771_218906006754263745_o

“La Mirada de Los Otros /Through the Eyes of Others” – is a photographic odyssey by Argentinian travelers Coco Fernandez & Pina Lamenza, who seek to explore human commonalities and reveal how what we share: our love of family & friends, work and moments of loneliness, overshadows our differences. Over the course of a year, they will visit Japan, South Korea, Philippines, Indonesia, Vietnam, Laos, Myanmar and Cambodia, seeking to demonstrate that places are no more than the people who live in them. The first exhibit on January 8-12 2016, at Khaosan Theater Bar, will capture the lights and shadows of life in Japan.