Archivo de la categoría: Consejos para tus viajes…

Bien limpitas las japonesitas

Qué es lo más lindo de Tokio? Es difícil elegir una sola opción. Creo que con mucho esfuerzo serán dos: andar en bicicleta por la ciudad y meterse en un onsen cuanto arremete el frío. Lo de la bicicleta es un placer que no depende del lugar, entonces pasemos a los onsen.

19451768_10209141176787037_1783891145_o

Onsen son los baños termales que hay en todo Japón. El terreno volcánico de las islas permite que el agua emerja calentita desde el centro de la tierra en cualquier rincón del país. De allí que se puedan encontrar baños por todos lados. Los onsen, baños públicos/comunes de aguas termales, son un sitio muy peculiar. En ellos los japoneses pasan muchas horas, también comen, juegan a las cartas o toman un té entre amigos. La mayoría son bajo techo, los menos tienen piletas al aire libre. El ticket diario no tiene límite de permanencia y las salas están divididas para hombres y mujeres. En la entrada se dejan los zapatos, como en casi todos los lugares en Japón y después de pagar el ticket se pasa a las salas. Allí uno debe quitarse la ropa y guardarla en lockers, en ese espacio hay secadoras de pelo, tensiómetro, balanza  y algunas cosas más -la mayoría de pago-, también están los cuencos y banquitos que se usan en la zona de las piletas para bañarse antes de entrar a ellas. En ese otro espacio, en el que hace mucho calor -es bueno llevarse agua o una botella para recargar- hay shampoo y jabón líquido. El sector de duchas no está separado de las piletas, son unos duchadores muy bajitos para los cuales son necesarios esos banquitos que estaban afuera, luego hay varias piletas con distintas temperaturas, desde casi 50 grados a 10 aproximadamente, en las cuales es muy importante entrar desnudo, bañado y con el pelo recogido.

19401503_10209127151836422_2085573185_o

19401221_10209127151716419_1221440969_o

Los baños comunes no son un lugar con glamour, son algo muy típico y tradicional, es un lugar de socialización muy importante para los japoneses. No pude averiguar si ir a los baños comunes tiene que ver sólo con el poder curativo de las aguas termales, si es una tradición de antaño o si tiene que ver con el tamaño diminuto de sus hogares, en los cuales el baño no es la excepción entonces los onsen permiten realizar una inmersión relajante que de otra forma sería imposible para la mayoría.

La experiencia es muy agradable, al principio es un poco extraño porque no está muy claro qué es lo que uno puede hacer y qué no, pero imitando a los nativo es fácil encontrar la lógica.

Este texto que está a continuación es el producto de un taller de escritura que hago con Francisco Magallanes y está basado en mi experiencia en los baños públicos japoneses.

Las mujeres del baño público

Después de llegar a la avenida hay que doblar a la derecha. Cruzar y tomar la  calle de la tabaquería: está  escondida en la manzana pero las luces de las máquinas expendedoras de mitad de cuadra sirven de señuelo.

En el norte se puede ver una torre gigante que por la noche se enciende con luces de colores. Todo alrededor parece conservar un orden silencioso pero son cientos los que pisan el cemento al ritmo de cada luz de semáforo. Una prolijidad de milenios esconde la esquizofrenia arquitectónica de la ciudad. Edificios que penetran el cielo se suceden con casas que resisten los años y la rapiña del hormigón. Las veredas están adornadas con macetas diminutas que se multiplican ante los ojos e imprimen algo de color a una ciudad en la que ya no quedan espacios de tierra para sembrar.

Cuando se apaga el murmullo suave de la avenida, sigue el barrio. Las calles se angostan, la ropa se seca en las ventanas, buscando un poco del aire que escasea en el interior. La marea humana tomó otro cause y sólo se pueden ver algunos viejos en chancletas paseando perros diminutos.

Un cartel verde indica la entrada. La primer puerta es transparente y de vidrio. El comienzo: sacarse los zapatos y  guardarlos en unos aparadores que van del techo al suelo sin pausa. Las puertas de cada receptáculo tienen vidrio y número para identificar fácilmente el propio calzado después de la aventura.

La segunda puerta es corrediza y de madera. Allí, en la recepción, dejo el ticket y el abrigo. Hay tres  hombres alrededor de una mesa.   Sostienen una charla pasajera, lo leo en sus gestos. Busco dónde dejar el bolso, pero para eso todavía falta otra puerta. Con una sonrisa alguien me indica que pase por la derecha.

Allí hay dos cortinas, una roja y otra azul, de un hule pesado e impermeable. La humedad seduce y llama. Soy mujer, me corresponde la roja. Trasciendo la cortina y el vapor me devora.

En esa habitación me quito la ropa y la pongo en un receptáculo donde solo caben mis pertenencias. Lo cierro con llave. El llavero, elástico, me sirve para recogersme el pelo.

La última puerta es de vidrio y como todo lo que hay del otro lado está chorreando agua. Ya desnuda, entro. La sala está llena de vapores. El brillo de los azulejos refleja un paisaje deformado por las gotas que se deslizan. En el suelo se juntan con el resto de las aguas y jabones y todos ensamblados bajan por la canaleta que lleva al desagüe.

Las duchas se encuentran a casi un metro del suelo. Justo debajo hay un espejo que devuelve a todas su silueta durante el baño. Los vidrios empañados disimulan el cuadro renacentista que se forma con la escena.

Al costado de la puerta se apilan banquitos y palanganas de plástico. Elijo un juego y me sienta frente a una ducha vacía. Lleno  de agua el recipiente y copio el ritual que realizan las demás.

Me choco con mi imagen en un fondo de seres desnudos que deambulan sin inhibición.  Observo los volúmenes, las texturas, el bello y sus distribuciones, los faltantes y sobrantes, los colores, la diversidad. Respiro la comodidad de ser sin disfraces.

Alguien me habla. Reconozco a esa mujer, también la vi ayer en el mismo lugar. No hablamos el mismo idioma, pero nos entendemos por señas. Registro el deber  de emprolijar mi pelo recogido antes de entrar al agua hirviendo. Respondo con una reverencia.

Comienzamos al unísono la ceremonia de limpieza. Los torsos se tapan de espuma. Con pedazos de lienzo jabonoso recorren su morfología en una danza lenta y sensual. El ambiente huele a limpio. El juego que despliegan los espejos enfrentados forman un colage psicodélico. Trocitos de cuerpos ajenos, desnudos y enjabonados se mezclan según el ángulo de observación. Las burbujas blancas viajan sobre las superficies, se detiene en las cavidades y toma velocidad con las curvas, dejando una estela que el agua borra lentamente. Así todo vuelve a empezar. Con cada episodio la apuesta es más alta: más agua, más jabón, más espuma.

Las mujeres pasan mucho tiempo lavando sus cuerpos,  los embadurnan y enjuagan limpiando las tristezas. Los frotan con fuerza y vierten grandes cantidades de agua para eliminar cualquier residuo de sensaciones.

Después entran al agua caliente, entrecierran los ojos y descansan. Los rostros se relajan y la mente desprovista de todo comienza a volar. Sin vestigios, sin rastros del día, más livianas y puras se elevan.

El agua purifica, reinventa. Entonces entran y salen. Se asean y acicalan. Se quitan los restos de muerte. Y vuelven al agua. Otra vez se friegan y purifican. El circuito se repite, por horas, la tarifa es una sola. Espuma, limpieza, hervor, espuma. Todo se barre de a poco. Las nostalgias, los pesares, las alegrías y las pasiones. Sin remanentes, la vida se reinicia. Listas para enfrentar de nuevo el mundo, se visten y salen, las mujeres del baño público.

19449571_10209141350791387_1419263108_o

 

 

Si te digo Japón… Qué te imaginas?

19096223_10209052730495935_1904151028_o

Cuando pensaba en Japón me imaginaba muchas luces, una ciudad a puro neón con edificios interminables en su carrera al cielo. Me imaginaba también pequeñas casas, con pisos de madera y papel de arroz en las ventanas, todo envuelto en un manto verde salpicado de cerezos. Mucho ruido y trajín con descansos de pausa. Lo que no me imaginaba era la conjugación de esos opuestos, cómo amalgamarlos, cómo ponerlos en diálogo. Había visto hace tiempo Perdidos en Tokio (2003) que me había acercado las luces, la ciudad y la sensación de que estar perdido a veces es el mejor camino y tres mediometrajes titulados Tokyo!(2008) que me dieron un poco de perspectiva en relación a la vida de la gente, una idea de las rarezas, las cosas impensadas, cómo la ciudad -ese espacio que construímos para vivir juntos- muchas veces nos transforma y nos aísla, y a partir de eso armé una idea vaga de Japón, la tierra del sol naciente.

19074548_10209052729855919_1506350189_o

19095997_10209052725575812_1365431597_o

Esa construcción tenía poco de realidad y mucho de imaginación y pre-conceptos, entonces llegó un día mi mamá con una guía National Geographic de Japón. Te la regalo por si un día vas, me dijo, y con esa frase sentenció el destino.

En Noviembre de 2015, principalmente porque había una oferta de vuelo, emprendimos un viaje de tres meses por Japón. El viaje fue lento y gasolero: trabajamos en una cadena de hostels a cambio de alojamiento en tres ciudades de la isla principal de Japón -Honshu-, viajamos en bus y caminamos tanto, tanto como nunca hubiese imaginado.

Pero resulta, que afortunadamente, muy pocas cosas son como las imaginamos y la vida nos reserva una sorpresa en cada vuelta de esquina, en cada nuevo capítulo. Por esto, Japón resultó ser, todo lo que imaginada multiplicado por todo lo que no imaginaba: luces, luces y más luces, edificios modernos, pantallas gigantes, ascensores, puentes, trenes bala, galerías de arte moderno, baños termales, grandes shoppings, pisos y más pisos de locales escondidos en recovecos diminutos, parques, templos, festivales, muchos viejos y bicicletas, chicas vestidas como muñeca, elvis, peleadores de sumo, hombres de oficina, geishas, cafés de perros, de gatos, de búhos, comida precocida, comida de plástico en la vidriera de los restaurantes, hordas de gente durmiendo, en el subte, en los parques, en los negocios.

19104836_10209052730415933_742757674_o

19105160_10209052732455984_1327335060_o

Japón es un país insular del Pacífico oriental, tiene paisajes muy variados: grandes ciudades, playas paradisíacas y montañas de picos nevados, es decir, se adapta a todos los gustos. La isla principal -Honshu- alberga las ciudades más conocidas: Tokio, capital del país, es la mayor área metropolitana del mundo con más de treinta millones de habitantes, Kioto fue su capital durante largos períodos y hoy representa el centro histórico-cultural del país, Osaka es una ciudad moderna que se destaca por su actividad artística. Al norte en la isla de Hokkaido los visitantes se concentran en su oferta de deportes de nieve. Al sur hay numerosas islas con paisajes de playa.

19096204_10209052728095875_736950721_o

19095916_10209052727735866_814311862_o

Es verdad que Japón puede ser un destino caro, pero depende mucho del tiempo con que uno cuente. El alojamiento y el transporte suelen ser costosos, ahora bien, si uno cuenta con tiempo hay opciones para economizar el viaje. Helpx y Workaway permiten intercambiar algunas horas de trabajo por alojamiento, Couchsurfing es otra opción que reduce tu gasto en alojamiento a cero y te permite conocer gente, realizar Housesitting -cuidar casas por un período de tiempo- implica también costo cero en alojamiento.  Con respecto al transporte, existe un pase de buses de Willer Express que es muy económico -en relación con el tren-, permite moverse en todo el país y se puede comprar ya estando allí -a diferencia del pase del tren-. La comida puede ser muy cara, pero hay muchos precios y calidades y eso permite reducir el presupuesto, también a partir de las siete de la tarde los supermercados hacen reducciones de hasta el 80% en comida.

Nosotros estuvimos un mes en Tokio y desde allí visitamos Yokohama y Nikko, tres semanas a Kanazawa y desde allí visitamos Shirakawa-go, luego nos movimos a Kioto, donde pasamos otras tres semanas y desde allí visitamos Kobe, Nara y Jigokudani  y por último estuvimos una semana en Osaka. Estos son los Blogs que nos ayudaron en nuestro viaje:

Mochileandoporelmundo en Japón

Japonismo

Cualquier consulta escribinos y te ayudamos con tu viaje por Japón!

Música escocesa, no sólo hay gaitas en las tierras del norte

De paseo, y no tanto, porque también estuvimos viviendo y trabajando aquí en la ciudad de Edimburgo, capital de Escocia, tuvimos la oportunidad de acercarnos al mundo musical de este país. 

Antes de dejar estas tierras de gaitas, nos dimos el gusto de recorrer el norte del país, el lago Ness y la isla de Skye entre los puntos más conocidos. Entre montañas, lochs (lago en gaélico) y sorprendentes cielos azules, escuchamos los siguientes artistas, que te compartimos aquí para que musicalices tu visita a Escocia:

Broken records –http://www.brokenrecordsband.com/-Banda del 2006, formada en Edimburgo, con tres discos a la actualidad son llamados los Arcade Fire escoceses. Escuchá: A darkness rises up

Chvrches –http://chvrch.es/-Banda formada en 2011, nativos de Glasgow, cuna y escenario de la música en el país. Tuvieron el quinto lugar en Sound of 2013 de la BBC. Escuchá su album debut: The bones of what you believe 

Frightened Rabbit –http://frightenedrabbit.com/-Con cuatro discos esta banda de Selkirk ya tiene más de diez años. Escuchá uno de sus temas más conocidos : Get out

The Pantom Band –http://www.phantomband.co.uk/hello/– Banda asentada en Glasgow formada en 2002. Escuchá: Clapshot

Paolo Nutini –http://www.paolonutini.com/– Jóven solista de Paisley, reconocido como el mejor músico del momento por la BBC y con varios discos de platino. Escuchá a la revelación escocesa del momento: One Day 

Peatbog Faeries. –http://www.peatbogfaeries.com/-Antigua banda de la isla de Skye, aquí podrán apreciar más de la herencia celta. Con dos premios de la BBC a la banda en vivo del año. Escuchalos (live por supuesto): En el Beverley Folk Acoustic Roots Festival

Belle and Sebastian –http://www.belleandsebastian.com/. Grupo de Glasgow formado allá por los noventa con un merecido reconocimiento internacional. Escuchá: I want the world to stop

Franz Ferdinand –http://www.franzferdinand.com/– Banda de Glasgow, su nombre hace referencia al Archiduque de Austria cuyo asesinato desencadenó la primera guerra mundial. Escuchá: Take me out 

The Jesus and Mary Chain-http://thejesusandmarychain.uk.com/– Antiquísima banda de East Kilbride, se formó en 1984 y tras un paréntesis de casi una década en 1999, al día de hoy están tocando con mucho éxito. Este es el video de: Just Like Honey

Owl Jhon –http://owljohn.com/– Aquí algo de lo nuevo, este proyecto de 2014 es iniciativa de unos de los integrantes de Frightened Rabbit. Escuchalo: Los Angeles be kind

King Eider-http://kingeider.co.uk/. Banda de cinco integrantes formada en 2012, asentada en Edimburgo. Escuchalos: Fire

Estos son algunos, no todos, elegimos los que más nos gustaron obviamente. Los invitamos a agrandar la lista entre todos!

Maps.me: GPS en tu teléfono sin internet

Si te gusta perdete y no tenes un sentido de la orientación muy desarrollado, esta aplicación es para vos. También te puede servir si te subis  un taxi y no queres que te pasee por la ciudad, si tenés que buscar una dirección, si andas con hambre y queres saber que lugares de comida  hay por la zona, si querés calcular alguna distancia, si te perdiste en la montaña, si estas haciendo autostop en un país desconocido y querés chequear como va tu ruta, podríamos seguir, pero resumamos en que es una aplicación muy útil, principalmente porque NO PRECISAS INTERNET. 

Obvio que siempre es lindo perderse, atenerse a la sorpresa de no saber donde se está, descubrir con el instinto, etc., pero justamente como es una aplicación si querés la usas si no apagás el teléfono y lo dejás en el bolsillo, sólo por las dudas. Sin embargo, creeme que en algunos países te va a evitar muchos timos y te va a ahorrar dinero.

Cómo se utiliza? Después de descargarte la aplicación en tu teléfono, lo primero es descargar los mapas que te interesen, abajo a la derecha despliegas y te ofrece la opción descargar mapas, luego seleccionas los que quieras de la lista

Una vez que tienes tus mapas puedes buscar lugares, insertando el nombre en la lupa que está abajo, te abrirá un lugar donde escribir tu sitio con el historial de búsqueda debajo, de manera tal que si ya lo buscaste, lo encuentres más rápido y una vez ingresado el destino te desplegará opciones y seleccionas la que quieres.

Luego te mostrará  la ubicación y puedes con la estrella que esta abajo marcarla como favorito o con la flecha de la derecha saber cómo llegar allí desde donde estés, caminando o en auto.

Luego también puedes calcular la distancia entre dos sitios, usando la opción que está en la parte inferior con el ícono de dos puntos con una flecha entre ellos, te abrirá planificación de ruta entre punto 1 y 2. Allí puedes elegir dos puntos o tu ubicación como punto de inicio, para lo cual DEBES TENER ACTIVADA LA ITINERANCIA, y el lugar donde quieres llegar en el punto dos.

Luego la aplicación te permite buscar alojamiento, restaurantes, ATM, tiendas, estacionamiento, hospital y más por la zona eligiendo la opción categorías luego de haber ingresado a una búsqueda, y también puedes compartir la ruta que marcaste o tus lugares favoritos con la opción de abajo a la izquierda que dice compartir.

También puedes configurar tus opciones de búsqueda, en Km o millas, modo nocturno, idioma, etc, ingresando en ajustes y allí tienes un apartado de ayuda si tienes alguna dificultad.

Aquí te dejamos  un Tutorial de uso para maps.me y el link de descarga, esperamos que te sirva!

Corea! Las 10 cosas que más nos sorprendieron

Antes de ir a Corea todo lo que sabíamos era que sus películas eran muy buenas (chequea Cine coreano, nuestro top 5!) y que en el centro de nuestra ciudad, los coreanos tenían tiendas de ropa barata.  Poco sabíamos de que Corea no es Corea a secas, sino “del Norte” o “del Sur” ya que el territorio quedó dividido después de la segunda guerra mundial y que aún hoy ambas partes están en guerra.

Busán

Cómo es Corea del Sur? Es un lugar muy excéntrico. En líneas generales, bastante superficial y consumista, que si bien a primera vista uno podría pensar que está viciado por la cultura norteamericana, no es tan así. La tradición y muchas costumbres de antaño contrastan con el desarrollo económico y tecnológico, entre mercados con carne a la intemperie, celulares por doquier, altos edificios y ajumas que se abren paso a empujones, Corea del Sur trabaja duro para digerir su vertiginoso despegue de los últimos años. Los coreanos son muy simpáticos y extrovertidos a diferencia de sus vecinos chinos y japoneses y tienen algunas características que te van a sorprender. En este post te contamos las diez cosas que más nos sorprendieron de Corea del Sur.
1-Modelos para armar. Qué es lo asombroso aquí: la cantidad de hombres y mujeres que se operan por cuestiones estéticas.
Si pensabas que el rejuvenecimiento genital era lo más osado en cuestión de cirugías, venimos a contarte algunas otras opciones muy populares en Corea.
Considerada la meca asiática de las cirugías, este país recibe mucho turismo médico para tal fin y una de cada cinco mujeres se ha realizado una intervención, representando uno de los porcentajes más altos del mundo.
Algunas de las opciones que más nos llamaron la atención fueron el hoyuelo que a algunas personas se les hace naturalmente cuando sonríen. Aunque ustedes no lo crean una hermosa coreana de 25 años me dijo: -qué lindos tus hoyuelos! ¿Viste el mío? Es nuevo, me lo hice hace dos semanas, sólo de un lado para que parezca más natural. Sí, una paradoja, la pretensión es lucir natural pero a través de algo tan antinatural como una cirugía estética.
Otra, es la de la sonrisa permanente, algunos por coquetos otros para acrecentar sus opciones laborales se operan la boca para lucir una sonrisa permanente. ¿Y qué tiene que ver esto con el trabajo? Muchas empresas sólo contratan gente linda y alegre, por ello operarse y lucir una sonrisa puede ayudar a pasar una entrevista.
Los ojos, el Big Deal de los asiáticos: tener los ojos grandes. Muchas personas se operan los párpados para agrandar sus ojos, incluso algunas familias de mucho dinero operan a sus hijos desde muy pequeños para que no luzcan distinto de sus padres ya operados

2-A beber que se acaba el mundo, o los mayores bebedores de Asia. Sí, aunque no te lo creas, los coreanos beben más alcohol que los rusos.
Uno de los países con más consumo de alcohol en el mundo. Los y las coreanas se sienten orgullosos de ser consumidores acérrimos de alcohol, muchas conversaciones giran en torno a la temática y los más fuertes y mejor vistos siempre son aquellos que tienen mayor resistencia al alcohol. En Corea del Sur la bebida es una cuestión muy social, se bebe por diversión, para cerrar negocios, para relajarse y para pasar el rato con amigos. El ritual de la bebida conlleva específicos pasos: en lineas generales, no se debe rechazar la primera ronda aunque no se beba, no se debe llenar el propio vaso y siempre se debe rellenar la copa ajena y animar a los otros a beber, si sirves a un superior debes hacerlo con las dos manos. El protocolo de la bebida está asociado a las jerarquías entre otras cosas, por ello, si un superior te invita a beber quiere decir que ya ganaste su confianza.
El soju, es la bebida más popular de Corea. Se fabrica tradicionalmente por la destilación de arroz aunque también hay de papa, trigo o cebada, su graduación alcohólica varía del 20 al 45 % y se elabora con diferentes sabores. Como si fuese el agua de la canilla, los coreanos beben litros de soju por las noches, tal es así que es muy común ver borrachos por la calle, sin poder caminar derechos, vomitando o tirados en las veredas. 
Borrcheras coreanas

 3-No Pavement Pizza.

Pavement Pizza
Nosotros pensamos, que señal más rara! ¿No se puede comer pizza en la calle? ¿Qué está haciendo la persona de la imagen?
Siempre mirábamos el cartel y armábamos distintas teorías. De hecho vimos otros carteles similares, pero la luz se hizo cuando conocimos a Daeseon (nuestro amigo de CS) nos contó de qué se trataba la Pavement Pizza.
En una de las tantas charlas, donde él nos instruía en historia, cultura y actualidad coreana, hablando de los Daerunjon (no se pongan ansiosos en el próximo apartado les contamos qué es), y de la gente borracha en las noches, Daeseon nos dice: -claro, tomamos mucho y después un montón de pizza, pizza-.
¿Pizza? ¿Qué pizza? ¿Pavement Pizza? Pregutamos. -Sí! Pavement Pizza!- dijo riendo. Ah… ¿Qué es Pavement Pizza? respondimos contentos de resolver el enigma, y le comentamos de los varios carteles que decían No Paeiment Pizza. Esos carteles, nos explicó, significan que no se puede vomitar en la vereda. -El vómito luce como una pizza o no?, entonces Pavement Pizza le llamamos a cuando vomitamos después de tomar mucho alcohol- dijo Daeseon mirándonos con cara de “¿No er evidente?”

4-Daerunjon y sus misterios. Aquí, en la foto, un presunto Dareujon o proxy taxi o taxista de borrachos. Increíble pero real, los coreanos tienen taxistas especiales para borrachos, es  que como imaginaran, la demanda es mucha.

txis

Daerunjon

Daerunjon es una oficio. Como habrás notado los coreanos ingieren mucho alcohol y algunas de sus cosas más rara están vinculadas a esto.
Resulta que las penas por conducir alcoholizado son muy altas, incluyendo la pérdida del registro y del vehículo, así como grandes sumas en multas.
Por esto, los coreanos tienen los daerunjon, choferes que por una tarifa fija te recogen en el bar donde hayas perdidos las riendas y conducen tu auto hasta tu casa donde te dejan sano y salvo.
Ahora bien, la pregunta del millón: ¿De dónde sale el Daerunjon? ¿Tiene una agencia? ¿Trabaja por su cuenta? ¿Dónde va después de depositar al cliente en su casa? ¿Alguien lo pasa a buscar? ¿Tiene que quedarse la noche en la calle hasta que este disponible el primer subte de la mañana?

-Buenas preguntas- nos dijo Daeseon. Buenas preguntas que nunca pudimos responder.

5-La sangre que corre por nuestras venas puede decirnos mucho de nosotros. Es que según los coreanos el tipo de sangre es una cuestión muy importante. Algunos escépticos más inclinados a la ciencia ponen cara de burla cuando surge la charla, pero la mayoría cree en la sangre como nosotros en el horóscopo.
Cuando pregunté a mis compañeros de mesa de qué signo eran, todos miraron con asombro. Como mi inglés no es muy bueno le pedí ayuda a Julia, que estaba conmigo allí y es traductora, pero el asombro no se disipó. La cuestión, descubriríamos en esa tarde, es que los coreanos no creen en que los astros determinen las características de nuestra personalidad, ellos creen en la sangre. El tipo de sangre es el elemento que comúnmente determina cómo será la personalidad de cada uno. Por ejemplo, alguien de tipo A será tímido, de buen corazón, sensible y un poco resentido. Una persona de tipo B será más tiro al aire, esquivo al compromiso, de espíritu libre, extrovertido y egoísta. El tipo 0, poco común, es muy generoso y de hacer amigos fácilmente, alguien fácil de llevar pero cuidado si se enoja, porque es de temer. AB, es la mezcla de los opuestos y esto puede dar como resultado cualquiera de los extremos, un genio o un estúpido, alguien loco o una persona muy rara. ¿Y vos? ¿De qué tipo sos?

6-A comer se ha bicho! La comida es algo muy importante en Corea del Sur, allí se come mucho y, algo a destacar es que generalmente los platos se comparten entre los comensales, a diferencia de nuestra costumbre donde cada uno tiene su plato, los coreanos ponen varias cosas en el centro de la mesa y todo se comparte.

4

¿Y qué comen en este país al otro lado del mapa? Bueno su dieta es muy variada: vegetales, granos, carnes y bichos, gusanos e insectos, los coreanos se lo comen todo. Pero lo que nunca puede faltar es carne, tanto roja como blanca en todos los platos, tal es así que cuesta bastante encontrar comidas vegetarianas. Sin embargo, lo que más nos llamó la atención es la cantidad de cosas que ingieren provenientes del mar. Pescados y pescaditos, moluscos, gusanos, caracoles, algas, ostras, mejillones, todo lo que está en el mar ellos lo comen, muchas veces crudo y algunas todavía en movimiento, si no cocido o seco, en escabeche, asado, frito o hervido.

3

6

13112624_10206169472176279_914415910_o

En Busán, ciudad costera al sureste del país encontramos el mercado de frutos de mar y pescado más grande que hayamos visto. Cuadras y cuadras con toneladas de productos provenientes del mar. Jagalchi es  de visita obligada si estas en la ciudad, allí podrás elegirte tu bocado favorito aa muy buen precio y te lo cocinaran en el momento.

13120790_10206169472296282_2057554345_o
13120926_10206169472256281_1808447375_o
7-Preguntamos: Cuántos años tenes? La respuesta siempre fue: edad internacional o coreana?

Bueno, ¿cómo es la cuestión? No es que tengan otro calendario para calcular la edad, sino que para ellos la vida comienza en el momento de la gestación, en el vientre materno y cuando nacen ya tienen un año. Generalmente la edad coreana es un año más que la edad internacional. Sí, dije generalmente porque a esta se suma otra costumbre, como los chinos, a partir del 1 de Enero de cada año todos los coreanos agregan un año a su edad. A diferencia de otros países que esperan a la fecha de cumpleaños, es decir al aniversario del nacimiento para agregar un año, coreanos y chinos lo hacen el primero de enero. Es más fácil de entender si se piensa la pregunta como: Cuántos años tenés este año? Es decir desde principios del año dicen la edad que tienen ese año. Así algunas veces, la diferencia entre la edad coreana y la internacional es de dos años.

8-Las parejas, bien parejas, si es posible igualitas!

Pareja coreana en Seul
Vimos muchas parejas vestidas igual, con los mismos anteojos, los mismos bolsos, la misma tintura de pelo. Entonces preguntamos y así es la cosa: está de moda lucir igual que tu pareja. Es una costumbre de estos días que las parejas coreanas se compren la misma ropa o accesorios o combinen con exactitud los colores de su ropa y calzado. Uno va por el subte o la calle y aparecen las parejas, cual comercial, caminando muy contentos todos en composé. Los locales, que obviamente se adaptan rápido a la demanda, venden muchas productos para parejas, nosotros vimos abrigos y relojes que se vendían por dos, uno grande y otro chiquito, o bien, uno más para el hombre y el otro más femenino,  pero estamos seguros que había más cosas en el mercado porque, si lo quiere ud. lo tiene en Corea, por lo que suponemos que todo debe estar siendo producido por duplicado en estos días.

parejas de corea

9-La guerra de Corea

Este es un tema muy delicado, que es difícil de abordar y no se puede tocar a la pasada (pero vamos tomar el riesgo y lo tocaremos  la pasada), la situación es muy compleja y la información es poca. Pero la realidad es que Corea del Norte y Corea del Sur hoy están en guerra. Los norcoreanos no pueden salir de su territorio y viven bajo un régimen dictatorial que debido al hermetismo en el que se mueve, no sabemos a que condiciones somete a sus habitantes. A su vez, nadie puede visitar el país libremente, sólo hay toures organizados que van por ciertos lugares con la fuerte sospecha de que los mismo están montados para que el visitante no vea la situación real.
Los surcoreanos viven un realidad un poco más feliz. Pueden moverse libremente y gozan de la prosperidad económica de su país. Aunque no todo e color de rosas. La competencia en corea del sur entre conciudadanos en atroz y a su vez están obligados a realizar por dos años un servicio militar pensado de cara a la guerra inminente.
Bueno, aquí el estado de la cuestión. Lo que más nos asombró es que en líneas generales, los jóvenes no hablaran mucho del tema, no cuestionaran la situación de guerra, no se conmovieran por sus hermanos del norte apresados a pocos kilómetros sin la posibilidad de salir, básicamente se mostraran indiferentes al asunto.

Documental sobre la guerra 

Corea del Norte, documental realizado por la Secretaría de Cultura 

Entrevista a Alejndro Cao de Benos

10-El suicidio en Corea del Sur. Muchos, muchos jóvenes piensan en suicidarse, y lamentablemente el país tiene un número muy altos de suicidios.

Estatua anti-suicidios en Busán

Nos sorprendimos cuando en medio de un paseo por Busán con nuestros amigos coreanos vimos una estatua frente al mar anti-suicida. La idea central era promover la vida y desalentar a aquellos que se acercaran al acantilado con ideas suicidas. Esto nos hizo preguntarles si era tan común el suicidio en el país. La triste respuesta fue que todos tenían un familiar o amigo muerto por suicidio. La sociedad coreana es muy competitiva y exigente, esto hace que la frustración de las nuevas generaciones sea cada vez más alta y en consecuencia que el número de suicidios por habitantes sea uno de los más altos de mundo. Un tema muy común entre los jóvenes es su preocupación por asegurarse un futuro, tarea muy difícil en la sociedad coreana moderna. Estudios realizados por el propio país revelan que uno de cada cuatro estudiantes se ha planteado el suicidio alguna vez y que son alrededor de 15000 los jóvenes que se quitan la vida por año, es decir, 40 por día.

-De Yapa: El alfabeto coreano, un idioma muy particular. Muchos extranjeros que conocimos aprendían coreano con facilidad, entonces investigamos y mirá lo que descubrimos:
El Hangul no se copia de ningún otro sistema de escritura, es muy sencillo de aprender, lo que posibilitó  que Corea no tenga prácticamente analfabetismo y a diferencia de muchos alfabetos se conoce la fecha de su creación y quien fue su creador, el rey Sejong lo inventó en el S. XV.Si querés leer más sobre curiosidades coreanas te recomendamos un post de los chicos de Marcandoelpolo 25 cosas que quizás no sabías de Corea

El Hangul o gran escritura fue considerado Memoria del Mundo en 1977 por la Unesco, es decir, constituye un patrimonio documental de alta relevancia para los pueblos del mundo!

carteles en coreano

Si querés leer más sobre curiosidades coreanas te recomendamos un post de los chicos de Marcandoelpolo 25 cosas que quizás no sabías de Corea

Ijen, el infierno no está lejos

Desde el principio pareció todo muy sencillo, y por eso desconfiamos.

Rahmat el amigo de nuestro contacto de CS (couchsurfing) nos esperaba en su casa. Suponíamos que él también pertenecía a CS y que nos iba a alojar en Banyuwangi, en el extremo este de la isla de Java.

Durante nuestro viaje de Gilimanuk (Bali) a Ketapang (Java) le comenté a Pablo que me parecía raro que Rahmat nos haya aceptado sin siquiera pedirnos el nombre para chequear nuestro perfil.

-Sabés que tuve la misma sensación!- me contestó y ahí nuestras miradas sellaron el presagio de un cuento con final amargo.

Desde Ketapang a Banyuwangi nos tomamos un angkot que nos cobró el doble (el ticket costaba 5000 rupias -1USD=13000IDR Enero/16). Insistimos, regateamos, caminamos desinteresados como diciendo “nos vamos caminando”, pero el doble fue lo mínimo que conseguimos después de unos 30 minutos. El transporte público en Indonesia es algo que podríamos catalogar de inexistente, o al menos, es así si sos turista y pretendes pagar el precio local. Incluso, la gente por la calle y los vendedores a los que consultamos el precio del boleto, nos decían cifras muy distintas. Conclusión: no íbamos a conseguir viajar por el precio local, así que nos rendimos en el doble.

Cuando llegamos a Banyuwangi retomamos el tema del alojamiento que habíamos dejado atrás por escabroso y decidimos mandarle un mensaje a nuestro host para chequear sus intenciones. Necesitábamos internet y allá fuimos. Pero claro, qué ilusos! Ya no estábamos en Bali donde hay wifi hasta en los Warung (puesto callejero de comida local), habíamos llegado a Java. Atrás quedó el olor a incienso, los colores, las ofrendas hinduistas, el wifi y la gente que habla inglés. Los cinco primeros intentos de conversación en Java para conseguir internet y mandarle un mensaje a Rahmat se resolvieron con un gesto negativo hecho con la mano. A las pocas cuadras encontramos un hotel y dadas las circunstancias pensamos en quedarnos allí. Cuando entramos la recepción estaba vacía, llamamos varias veces pero nadie salió. Con disimulo caminamos por el pasillo que llevaba a las habitaciones para chequearlas por nuestra cuenta. Listo, pensamos, nos quedamos acá una noche, hacemos Rawah Ijen y nos vamos.

Después de un rato, apareció una señora y nos dijo un precio que se ajustaba perfectamente a nuestro presupuesto, todo parecía empezar a ponerse sobre ruedas pero cuando preguntamos cómo hacer para subir al monte Ijen la señora nos miró con cara rara y empezó a hablar en indonesio, llamó a otra persona y el joven que se acercó también puso una enorme cara de desconcierto. Entre las respuestas que obtuvimos fuera del hotel y las de dentro empezamos a dudar en poder acceder al monte Ijen esa misma noche y lamentablemente, tiempo es todo lo que echamos de menos en nuestro viaje por Indonesia.

Volvimos a cambiar el plan, Rahmat podía ser sospechoso pero al menos hablaba inglés.

La casa quedaba cerca de la estación, mejor dicho de “una” estación de tren en las afueras de la ciudad, alrededor, había dos o tres casas, dos despensas y dos warung donde comer. Cuando nos bajamos del angkot preguntamos por Rahmat y casualmente todos lo conocían. Nuestras sospechas se iban confirmando a cada paso.

Ni bien llegamos a la casa, lo esperado, nuestro amigo del contacto de CS nos iba a cobrar por la habitación… -Seguro?- le dijimos. Sí, muy seguro estaba Rahmat y con esa seguridad ahí no más, nos quiso alquilar sus motos para subir al monte Ijen. Para condimentar la escena cuando entramos, la habitación era un cubículo sucio con un colchón en el piso y sin ducha, -pero con wifi!- dijo Rahmat ante nuestra cara de desencanto. No es que seamos muy pretenciosos pero encima que nos mintieron… Después de un rato de caras largas optamos por alojarnos en unas habitaciones en el fondo de la casa de sus padres que tenían baño privado.

Nos podríamos haber ido pero el sólo hecho de pensar en lidiar nuevamente con los conductores de angkot nos hizo quedar allí. Desde lejos y con las cartas ya jugadas nos dimos cuenta que tendríamos que haber partido después del infortunio de sabernos engañados, pero… ¡qué fácil sería la vida con el diario del lunes!

Volvamos a Ijen, sabíamos que la subida de 45km era muy empinada y había que hacerlo de noche para ver antes del amanecer los colores azulados de los gases que desprende el azufre, sumado a esto, los últimos días había estado lloviendo.

Sin darnos demasiado respiro, Rahmat volvió a insistir con el alquiler de la moto: -La moto cuesta 75000 rupias- dijo, y un francés agregó desde atrás: -el camino está difícil yo fui ayer y me volví, hoy voy a intentar nuevamente-. Acto seguido, descartamos la moto.

Intentando dejar de lado la bronca por el uso indebido de couchsurfing y porque estábamos varados en el medio de la nada sin opciones económicas para cenar y sin la posibilidad de encontrar más turistas con quienes compartir los gastos de transporte, preguntamos inocentemente cuánto costaba subir en auto más las entradas. Creyendo que cobrarnos la habitación/pocilga había sido el máximo descaro, -alrededor de 800.000 rupias- dijo Rahmat sin mirarnos a los ojos. Whatttt????!!!!! No my friend pensamos por dentro, venimos de Argentina. Entonces pedimos un precio mejor, después de pensarlo un rato, Rahmat nos lanzó su oferta: les dejo gratis las máscaras para bajar al cráter! y ese, fue su precio final.

En el medio de la nada, chantajeados a través de CS, sin opciones para subir al  monte Ijen, decidimos salir a caminar para pensar más tranquilos.

El volcán Kawah Ijen, es un volcán activo al este de Java, cerca de la ciudad de Banyuwangi, es una parte constitutiva de la línea de fuego que representa la zona de mayor actividad geodinámicaa del planeta. En su interior hay una mina de azufre de propiedad privada.

El paisaje es colorido, el amarillo mostaza del azufre contrasta con el turquesa de la laguna que se halla en su interior y el azul francia de los vapores de ácido sulfúrico que se dejan ver por la noche.

La costosa entrada (100000 rupias días de semana, 150000 rupias los fines de semana) es recaudada por el gobierno para mantenimiento del lugar. El lugar es una montaña: todavía estamos intentando entender en qué consiste tal mantenimiento. El ascenso se hace por la noche para ver el fuego azul. El segundo fuego azul del mundo, promocionan los lugareños cuando entablan conversación con los turistas.

En la mina, los trabajadores entran por la noche para extraer pesadas cargas de azufre que venden en la entrada del volcán a unos pocos céntimos de dolar. Los gases de ácido sulfúrico que emite el volcán en un color azulado tienen un grado de toxicidad que atenta contra la vida, el azufre liquido de un amarillo profundo brota hirviendo a la superficie para cristalizarse en contacto con el aire. El paisaje, dicen los que fueron, es impactante, como así ver las condiciones en que trabajan los mineros.

El fotógrafo Olivier Grunewald realizó un trabajo sorprendente en el volcán Kawah Ijen, allí capturó los magníficos colores del paisaje así como las condiciones devastadoras del trabajo en la mina. Aquí compartimos parte de su trabajo.

Fotos de Olivier Grunewald

El fuego azul que no vimos, porque negociar el precio fue imposible y no íbamos a pagar semejante suma por subir una montaña, nos dejó igualmente una enseñanza. Algunos lugares se ponen de moda, la gente acude en masa a la cita, los locales ven la opción de hacer dinero, suben los precios y terminamos asistiendo a la locura de que subir a una montaña cueste alrededor de 40 dólares por persona. A veces el ser humano, mientras escribo esto pienso que esas veces son más de las que me gustaría, se enreda en situaciones que él mismo crea, que son ridículas e inoportunas, sin siquiera cuestionarlas. Y después vienen otros seres humanos y las repiten, y así hasta que en un momento todos creemos que es lo correcto, que fue así siempre y que no se puede cambiar esa realidad. Algo similar sucede con los trabajadores del interior de la mina. Allí asistimos al espectáculo de personas teniendo una vida inhumana para hacer más humana la vida de su familia, alguien enriqueciéndose en la cima de la mina, y todos los turistas de paseo por el cráter, como si esto no fuese una construcción humana, con el aditivo de que aquí se trata de una injusticia y opresión humana devastadora.

El fuego azul nos dio algo de luz y nos dejó un sabor amargo. Los primeros días en Java no serían los mejores, pero todo puede cambiar.

Documentales de Kawah Ijen:

Proceso de extracción de la mina

Datos sobre la producción y condiciones de trabajo

Lago Toba, la sonrisa del caníbal

El Lago Toba está en el Norte de Sumatra, Indonesia. Es el lago volcánico más grande del mundo, y es el resultado de una erupción que, según parece, cambió el curso de la historia humana hace alrededor de 75.000 años. Supuestamente la erupción del volcán fue tan grande que redujo la población mundial de homos a un pequeño número, grupo del cuál proviene toda la población actual. Hay estudios que contradicen esta teoría pero nada definitivo aún.

1

Desde la costa del lago en Parapat, se llega por ferry a Tuk Tuk, como las pequeñas moto-taxi del sudeste asiático, pero esto es una península que si bien parece una isla en medio del lago, está conectada por tierra. Allí se agrupan la mayoría de los alojamientos, es un lugar tranquilo y relajado con unos paisajes amplios y despejados. Los pobladores pertenecen a la cultura Batak. Siempre sonriendo pasan las tardes sentados en las puertas tomando café y jugando juegos de mesa.

6

2

 

4

En los alrededores, entre plantaciones de arroz y maíz se pueden ver sus viviendas tradicionales, construidas en madera sobre pilares con techos curvos y puntiagudos muy particulares. Las casitas como dobladas por los extremos por la mano de un gigante están decoradas con diseños curvilíneos y figuras talladas en madera.

3

Los integrantes de la cultura Batak viven mayormente alrededor del Lago Toba y en el norte de Sumatra. En la antigüedad eran guerreros temerarios que comían a los enemigos capturados. Conocidos por sus costumbres caníbales, asentadas en la idea de que de esta forma podían tomar la vitalidad de sus opositores, hoy son devotos cristianos con complejos y elaborados rituales de entierro. En los frentes de sus casas de pueden ver las tumbas de algunos integrantes de la familia y los trabajos de limpieza y cuidado de los huesos de sus antepasados muertos se prolongan varios años después de su muerte.

7

 

5

Siempre con una guitarra y con una sonrisa, los Batak son muy amigables con el visitante sin hostigarlo con toures y ofertas. Nosotros nos alojamos en Libertá que era el lugar más económico (40-70mil rupias), no tiene las mejores vistas al lago pero es muy tranquilo y el personal muy amable, a su vez el dueño Mr. Moon brinda mucha información para viajar por libre alrededor de la isla. Para comer también es el lugar más económico, aunque en temporada baja se pueden negociar los precios en otros restaurantes que tienen la carta más costosa, obteniendo prácticamente el mismo precio. Alquilar una moto para dar la vuelta al lago cuesta alrededor de 60 mil rupias, son entre 150km y 200km. Hay mercados, cascadas y pequeñas villas en el camino. La península de Samosir se puede recorrer caminando en tres horas, también se puede llegar hasta  Ambarita y Tomok a pie.

Tuktuk map

Desde Tuk Tuk se puede ir a Berastgui, un volcán cercano, Bukit Lawang (vía Medán) un centro de observación de orangutanes semi-salvajes o a Ketambe (vía Sidikalan/ Kutacane), donde se pueden hacer trekkings por la selva para ver oranguntanes en estado salvaje entre otros animales.

Shirakawago, patrimonio de la humanidad

las tres casas

Shirakawago, también conocida como el pueblo del río blanco, está ubicada al este de Tokio, al suroeste de Kanazawa y al norte de Nagoya. Este pueblo de montaña fue declarado patrimonio de la humanidad en 1995. Allí encontraremos una atmósfera mágica, sus casa de estilo arquitectónico gassho- zukuri (este nombre hace referencia a la posición de las manos en forma de oración), las plantaciones de arroz en las inmediaciones, el río Shogawa que la atraviesa y a las grandes montañas que la rodean, otorgan a esta aldea un carácter único.

Casa tradicional

Plantacionesel pueblo

Las casas tienen sus techos a dos aguas en un ángulo bien pronunciado  y están cubiertos de una gruesa capa de paja, estas características permiten enfrentar la gran cantidad de nieve que cae en los inviernos evitando su acumulación y aislando el frío. Las mayoría de las casas, muy antiguas, funcionan como museos, bares o restaurantes. Tienen tres o cuatro pisos y unas pequeñas puertas y ventanas de madera. En la antigüedad se criaban gusanos de seda en los altillos.

Cualquier momento del año es propicio para visitar la aldea, si bien el paisaje cambia abruptamente, como ocurre en el resto del país. Mientras que en el verano el follaje se encontrará bien verde, en el otoño predominan los rojos y naranjas. la primavera es el momento en el cual los cerezos florecen y el invierno pintará de blanco el escenario.

Nosotros visitamos el lugar en invierno y nos pareció un espectáculo increíble. Los techos con un poco de nieve en sus bordes, una fina bruma y la nieve cayendo lentamente, eran ingredientes dignos de un paisaje encantado.

árbol de caqui

Llegamos desde Kanazawa en colectivo por la mañana (Hokutetsu es la compañía que utilizamos), en la página están los horarios y las tarifas (el costo del ticket ida y vuelta es 3290 Yen Diciembre/15), es conveniente reservar con anticipación porque generalmente los lugares se agotan en los días previos.

También se puede llegar desde Takayama (Nohi bus) y desde Nagoya (Gifu bus la página está sólo en japonés) en bus. 

La opción del bus es la más económica y la única posible, ya que no se puede acceder a Shirakawago por tren.

Cuando llegamos a la aldea el colectivo nos dejó en la puerta del centro de información turística, allí se puede pedir un mapa (gratuito) para organizar el paseo y también hay baños públicos. Alrededor encontraremos algunos cafés y casas de venta de souvenirs. Por un largo puente colgante cruzamos el río y llegamos al lugar donde se encuentran las casas más antiguas, algunas de hasta 250 años.

El puente

Allí podremos visitar las casas de las familias principales (las entradas cuestan entre 300-400 yenes e incluyen té), el museo de la aldea, un mirador con unas increíbles vistas panorámicas (se puede subir en bus por 200 yenes, pero la caminata no son más de 10 minutos y es muy sencilla) y algunos templos.

el mirador

El día que visitamos la aldea nos levantamos bien temprano y después de una hora y 15 minutos, el bus nos dejó en el centro de información. Al principio del recorrido en el colectivo dormimos pero nos despertamos para disfrutar el último tramo de viaje, cuando las montañas y los bosques inundan el paisaje. Durante nuestro paseo nos dedicamos a caminar, recorrimos el pueblo y los alrededores.

En el centro hay una pequeña plaza y las calles principales tienen negocios para comprar comidas típicas y recuerdos del lugar. En las calles aledañas disfrutaremos de las casas tradicionales con sus huertas en los patios traseros, espantapájaros y herramientas de trabajo.

centro

otras casas

pequeños canalesEl paisaje parece sacado de un cuento de aventuras en el bosque, digno de una expedición. Nosotros caminamos desde la mañana hasta que cayó el sol. En el mapa que entregan en la oficina de información turística están marcados los atractivos principales aunque también es interesante caminar sin rumbo y recorrer las afueras donde hay grandes extensiones de campos sembrados.

Emprendimos la vuelta cuando comenzó a oscurecer. Si bien los alojamientos eran un poco más caros que en otras ciudades (a partir de 4000 Yen Diciembre/15), creemos que vale la pena pasar la noche, para ver el pueblo iluminado y las calles sin los turistas que llegan por el día.

Si uno está viajando a Japón por unos pocos días, tal vez se lo piense dos veces, porque es un destino al que no se puede llegar en tren y para aquellos que compraron el JR Pass es un gasto extra, pero realmente creemos que este destino vale la pena.
montañas

Tokio y sus barrios

Tokio de noche

Tokio es una síntesis perfecta de rascacielos y recovecos, de tranquilidad y ajetreo, de gentío silencioso. Esta ciudad de alrededor de 14 millones de personas es una mezcla rara de tradición y modernismo. Por momentos, uno parece perdido en el siglo XVII, rodeado de templos custodiados por dioses cuyas imágenes infunden respeto, pagodas rojas y doradas con techos de esquinas puntiagudas, casas típicas japonesas, de puertas corredizas de madera, a través de las cuales se vislumbra su pequeñez de ambientes y los pisos de tatami. Pero de repente, se abre paso en el paisaje un gigante de cemento, acero y espejos, que uno mira desde abajo, mientras se cuela la idea: Cómo es posible tal inmensidad? Las más variadas formas, diseños y tamaños dan cuenta de un desarrollo arquitectónico extravagante, que se mezcla con pequeños locales muy especializados en los más variados rubros. En Tokio nos asombramos con negocios sólo de peines de madera, sólo de sobres, de pañuelos, de diferentes productos de Kitty (desde billeteras y paraguas hasta galletitas), de cepillos y sólo cepillos, de abanicos, de galletas con forma de pescado (típicas del lugar), de grullas de papel, de juguetes antiguos, de palitos para comer con infinidad de motivos diferentes…

Juguetes de otros tiempos

Antiguamente nominada Edo, fue la sede del poder Tokugawa ente 1603 y 1868, si bien la capital del país permanecía en Kioto. Con la Restauración Meiji (1868), Tokio adquiere su nombre actual y se convierte en la capital de Japón. Ya desde el siglo XVII, esta ciudad constituía una de las urbes más grandes del mundo, y este destino no se modificó nunca pese a las devastaciones que generaron la Segunda Guerra Mundial, sucesivos terremotos e incendios. Su crecimiento y desarrollo se disparó en los años 50 de tal manera que este proceso se denominó “el milagro japonés”. Aquí les compartimos una serie de videos cortos ( Las llaves del Japón ) que explican el crecimiento de Japón y su capital después de la Segunda Guerra Mundial.

Tokio se asienta sobre la bahía del mismo nombre y sus principales barrios de ubican al oeste del río sumida. Para que organicen su viaje les dejamos un mapa interactivo de la ciudad.

Vislumbrar su esencia lleva unos días. Sus barrios de mayor interés turístico son Asakusa, Sumida, Ginza, Shinjuku, Shibuya, Roppongi, Harajuku, Chiyoda, Akhiabara, Ueno y Odaiba entre 23 que componen la ciudad. Si pensamos en recorrer un barrio por día esto implicaría al menos diez días de visita. Sin embargo, con organización y algo de dinero destinado a subtes y trenes, se puede aprehender lo mejor de la ciudad, en menos de una semana.

Asakusa es el barrio más tradicional, con templos y santuarios de los más antiguos junto con el Tokyo Sky Tree del otro lado del río, una torre que emula una pagoda de la actualidad.

Senso-ji

Geishas asakusa

Sky Tree

Cerca está Ueno que posee un gran parque con museos y templos y un mercado a la salida donde se pueden encontrar productos baratos y un gran patio de comidas.

Ueno

Un poco más al sur está Akihabara donde se pueden ver muchos negocios vinculados al animé, locales de pachinko y maidreamin cafés, que son lugares para tomar algo donde las mozas están vestidas de muñecas.

Akihabara

Más al sur encontraremos Ginza y Chiyoda, allí podremos visitar el Palacio Imperial, varios jardines, el mercado de pescado más grande del mundo, tiendas de lujo, templos y el teatro Kabukiza. Al oeste el barrio de Shibuya nos sorprenderá con sus luces, edificios y pantallas gigantes, un poco más al norte podremos pasear por Harajuku, junto a personajes de lo más excéntricos. En la misma dirección está el parque Yoyogi, y aún más allá el templo Meiji Jingu en el parque que lleva su nombre.

shibuya

A la salida entraremos en Shinjuku, con varios negocios de venta de electrónica, bares, restaurantes y el edificio del Gobierno Metropolitano desde donde se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

Rascacielos

Yendo hacia el sur-este cruzaremos Roppongi y la Torre de Tokio para llegar a Odaiba donde se emplazan grandes centros comerciales, parques temáticos y el Puente de Arco Iris.

RoppongiTorre de Tokio

Del otro lado del Río, volviendo hacia el norte en Ryogoku se encuentra el Parque Sumida y el estadio de Sumo.

Puente

Algo más alejado pero a no más de 15 minutos de tren desde alguno de estos barrios centrales podremos encontrar Yanaka al norte de Ueno, un barrio con un mercado de productos tradicionales y una escalera donde suelen apostarse los gatos del barrio al caer la tarde. Shimo-kitasawa al oeste de Shinjuku, un barrio alejado con un estilo de lo más snob, sus calles están llenas de locales de ropa usada y bares decorados de manera singular.

Shimokitazawa

dulces japoneses

Desde Shinjuku también se puede visitar el barrio coreano cercano a la estación Shin-Okubo, con locales de comida típica y shows de ídolos coreanos. Al norte de Asakusa encontraremos Shibamata, con templos, museos y una calle comercial donde se han filmado películas históricas.

La forma más conveniente de moverse en la ciudad es el metro, en todas las estaciones encontraremos las máquinas para comprar los boletos que tienen la opción de modificar el idioma, luego se puede buscar el precio con el nombre de la estación a la que queremos ir. La red del metro es como una tela de araña y generalmente se puede llegar de varias formas a un mismo punto, todas cuestan lo mismo, lo que variará es el tiempo que tardamos. Aquí les dejamos la página para que consulten o también se pueden chequear las combinaciones en google map eligiendo la opción tren. Metro/Subte en Tokio.

Subte

Otra buena opción es la bicicleta que se puede alquilar por 300-400 yenes (3-4 dólares Nov/15) el día pero hay distancias de más de diez kilómetros entre algunos barrios, el tránsito es tranquilo y se puede andar por la vereda, sólo hay que prestar atención al estacionamiento porque hay pocos lugares donde está permitido, generalmente cerca de las estaciones de subte o en los supermercados.

Las opciones de comida y alojamiento son muy variadas, los precios varían en función de la calidad y la ubicación pero se pueden encontrar platos desde 140 yenes (1,30 dolares Nov/15) en adelante y una habitación compartida a partir de los 1700 yenes (14 dólares Nov/15).

Qué hacer? La lista podría ser interminable: bares de los más variados estilos y temáticas, con perros, con gatos, con buos, con gatos negros, con cabras, con mozas disfrazadas de muñecas, con robots, parques, jardines, museos, mercados y paseos para caminar incansablemente, shopings, festivales, galerías de arte, baños termales, espectáculos de geishas, torneos de sumo, fuegos artificiales, templos, festivales típicos … No más perderse por sus calles ya es una experiencia extraordinaria!

Geisha

Para más información: Guía de Tokio

 

Un paseo por los esteros

“El atardecer es seis y cuarto”, me dijo Tati, desde el final de la galería con la puerta entreabierta. Yo estaba del otro lado del pasillo, tirada al sol con mi cuaderno en la puerta de mi habitación. El olor a vainilla inundaba todavía el lugar. Las guainas, como les decía ella, limpiaban todos los días a partir de las 10 de la mañana y el rancho parecía recién inaugurado hasta la hora de la cena. Nosotras habíamos llegado después del mediodía, cansadas por el viaje, con más ganas de quedarnos que de salir a ver la puesta del sol. Habíamos organizado el viaje con mi mamá, con mucha anticipación, era nuestro paseo de reencuentro, no queríamos nada librado al azar.

atardecer

Los esteros del Iberá están en la provincia de Corrientes (Argentina) a unos 354 km de la ciudad de Corrientes capital. Este humedal de 25.000 km² constituyen la “Reserva Natural Provincial del Iberá”, el mismo es un conjunto de lagunas y embalsados que posee una fauna muy diversa, entre las que se destacan yacarés, carpinchos, ciervos de los pantanos y más de 350 especies de aves.

IMG_5424 (2)-3

Colonia Carlos Pellegrini es la localidad más cercana con alrededor de 1000 habitantes, unas cuantas manzanas rodeadas por calles de tierra, unas pocas despensas y un bar, una plaza central y un largo camino de tierra colorada que lleva hasta la reserva y el Centro de interpretación.

La gente tiene la cara curtida por el sol, un sol fuerte que la mayor parte del año obliga a todos a meterse en los ranchos a la hora de la siesta.

Planchada bajo el sol también está la laguna Iberá, con los yacarés y los carpinchos tirados sobre los bañados, un paisaje congelado y silencioso, interrumpido de a ratos por el grito de los chajás, como si de repente el audio y la imagen no coincidieran del todo.

yacaré

carpinchos

Chajá

yacaré

La vida vuelve al ruedo unas horas antes de que baje el sol. Los visitantes salen a tentar la suerte en busca de las especies del lugar. Y la suerte, aquí, siempre es benévola. Los yacarés esperan, ahí nomás, en sus veredas como invitando a tomar un mate. Los carpinchos, al costado miran con indiferencia fingida, como vecinas celosas y las diferentes especies de pájaros bailan alrededor en un vuelo refinado que no se puede ignorar.

El sol comienza a despedirse, se está acabando la fiesta. Los juncos y las flores del aguapé se duplican en el agua. Las lanchas van regresando, pero antes de llegar apagan sus motores para contemplar en silencio el cielo rojizo.

El despliegue colectivo de unos patos irrumpe el paisaje y todos volvemos del ensueño de ese momento supremo que, por suerte, se repite cada día.

patos

aguapé

Ya de vuelta al caserío, de vuelta el camino de tierra roja, el puente de tablones flojos que hacen las veces de vigía anunciando a ambos lados de la laguna cuando alguien se acerca.

A la mañana siguiente el canto de los gallos anuncia el nuevo comienzo. Hoy se sale a caminar. Por la selva en galería, en las alturas, se escucha el follaje ronronear. Son los monos aulladores disputándose el territorio mientras desayunan unos frutos de ñangapirí. Como una bailarina, de pies pequeños, pasa una corzuela intentando no hacerse oír, pero unos de los guías la ve, y ahí quedamos todos como atontados con su desfilar.

monos

En este remanso, lejos del ruido, pasan los días con calma.

Y qué hacen los fines de semana? No tienen hospital? Y si alguien tiene una urgencia? Dónde se puede comprar? … Estas son las preguntas de los que llegamos con la vorágine de la vida de cemento impregnada en la piel. La vida se hace lugar aquí, así, sin demasiadas cosas materiales.

Nosotras habíamos llegado a las dos de la tarde. El colectivo tardó alrededor de diez horas, era un servicio coche-cama con desayuno y cena (550 pesos en Sept/15 Flechabus). Cuando llegamos a la terminal de Mercedes estaba amaneciendo, faltaban un par de horas para que llegara nuestro traslado a Colonia Carlos Pellegrini. Preparamos unos mates y nos pusimos a jugar con los perros de la terminal.

terminalEstos lugares, me dan generalmente una sensación de tristeza y peligro. Las terminales, en general, tienen mucho de pasajero, de fugaz, de perecedero. Seguramente esa necesidad, común a todos, de permanencia en esta vida, de eternidad, hacen que lo efímero se nos aparezca cuanto menos incómodo. Con esto se conjuga una idea construida de pequeña: el barrio de la terminal de ómnibus de mi ciudad está rodeado de prostíbulos, casas de juego clandestino, aguantaderos, pensiones económicas y más. El desamparo, la falta de opciones se conectaron en mi imaginario con el peligro y la desdicha.

Con el tiempo y los viajes, descubrí que no todas las terminales son iguales, no todas son grises. La terminal de Mercedes era pequeñita y con poca gente. Mientras preparábamos el mate, apareció Daniel, el conductor que nos llevaría a nuestro destino (los traslados de Mercedes a la colonia cuestan alrededor de 250 pesos por persona Oct/15), se presentó y después de charlar un rato se fue a conversar con gente de la terminal… rápidamente pude percibir un aire hospitalario en el lugar y todas mis asociaciones se disiparon.

Los mates, la espera y partimos para Colonia Carlos Pellegrini. Tres largas horas de ripio y llegamos.

Cuando empecé a hacer la reserva del viaje unos meses antes, intenté comprar sólo el alojamiento, pero Tati, la dueña de la posada, me ofreció un paquete de alojamiento, comidas y excursiones. Acostumbrada a viajar sin reservas le comenté a mi mamá, quien sería mi compañera de viaje, que no me convencía ir con todo tan armado. Ella, que ya conocía el lugar, me dijo que le parecía lo mejor, porque tampoco era que hubiese muchas opciones.

Cuando llegamos, entendí bien de qué se trataba todo.

Viajar sin el “paquete” se puede obviamente, como siempre, sólo se trata de algo de tiempo, organización e ingenio.

Con respecto al alojamiento hay muchas posadas (pueden chequear aquí: alojamientos en Iberá), yo me alojé en posada Rancho Iberá y es muy recomendable, también está el camping que es muy lindo. Si uno viaja sin mucha reserva, tal vez lo mejor sea comprar víveres en Mercedes o alguna ciudad antes de llegar. Para las excursiones, varias se pueden realizar por cuenta propia caminando, aunque el avistaje de la mayor cantidad de especies se consigue dentro de la laguna, para ello se puede contratar una excursión en lancha o alquilar un kayak en el camping. Hay, también, varias excursiones a caballo por un palmar cercano o en Camba Trapo, estas se pueden contratar una vez en el lugar o chequear actividades en Iberá.

carpincho

Información útil:

http://www.acampante.com/ficha-localidad/colonia-carlos-pellegrini/corrientes/

http://www.ibera.gov.ar/

http://www.corrientes.com.ar/esteros-ibera-fauna.htm

https://www.facebook.com/guiasdelibera