Por las calles de Vietnam

Los transeúntes caminan las calles húmedas encandilados por las luces de las motos. La ciudad de Ho-Chi-Minh, que antiguamente se llamaba Saigón es cada noche una marea de faroles de moto que te abrazan como una medusa gigante. Las veredas que contienen el flujo incandescente están habitadas por mesas y taburetes diminutos donde la gente calma la sed con cerveza fresca mientras el día se apaga.

1

Ho-Chi-Min fue el líder en el proceso independentista de Vietnam. Hoy la ciudad más grande del país lleva su nombre que significa “el que ilumina”.

5

La mañana nos sacude con más de treinta grados y el sol repicando el cemento se hace inaguantable. La ciudad tiene mucho de francesa, pero es Vietnam sin rodeos. La calle es algo más que un enjambre de scooters a toda velocidad. Alrededor y acoplado se despliega un mercado permanente, sin estructuras ni leyes. Algunos plantan el puesto en la vereda, otros en el mercadillo del barrio, los más salen con su bicicleta y todo el bartulaje a cuestas.

4

Entonces todo se monta y el caos del cableado sin ritmo, los edificios desvencijados, la gente como hormiguita alborotada parecen tener una armonía, cierta gracia, algo de familiar.

2

Cuando el sol golpea de lleno la faz de la tierra nos decidimos por el museo. El de la guerra, más que un edificio de las cosas que pasaron, es un alerta ensordecedor de lo que vive el mundo actualmente. Queda a un par de kilómetros del centro, por calles de pocos arboles y mucho calor. Llegamos una hora antes del receso del mediodía, en el que el museo cierra para que el personal almuerce. Por suerte. Nosotros también necesitamos un rato para digerir y seguir adelante. Después del mediodía continuamos la visita que terminaba con imágenes y manifiestos de todos los países del mundo oponiéndose a la guerra de Vietnam. Esta guerra duro veinte años y murieron en ella millones de personas. El museo da cuenta de ello con imágenes devastadoras. Lo más llamativo es una parte donde se enumeran los crímenes de guerra cometidos como si la guerra no fuese en sí misma un crimen.

6

Moraleja del día/nunca olvidar : El ser humano es un espécimen muy particular .

Películas sobre la guerra de Vietnam:

Ver Apocalypse Now!

Ver Full Metal Jacket!

Anuncios

2 pensamientos en “Por las calles de Vietnam”

  1. Son unos genios. Viajo casi siempre con tu mama lilian. Ella me recomendó ver el blog me encanta .

    Mi nombre es lorena bigurrarena y estoy con artesanías y seguridad vial y viviendo. me encanta lo que hacen toda la energía.

    ________________________________

    Me gusta

Comentanos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s