Cómo llegamos a la tierra de la gran nube blanca. Nueva Zelanda modus working holiday

No recuerdo el momento exacto en que decidimos mudarnos a Nueva Zelanda ni por qué elegimos ese lugar. Como todas las desiciones resultan de un encadenamiento de hechos que aislados no significan nada, este movimiento también tuvo sus cabos perdidos que en Agosto de 2014 se anudaron y resultaron en nuestra mudanza transcontinental. 

Bosque

Los juegos de la memoria, siempre son un misterio…tengo una vaga idea de ese momento, recuerdo estar con mi dentista-amiga intercambiando información sobre nuestros recientes viajes a Tailandia y Egipto. Hablábamos principalmente del placer que compartíamos por viajar y de las dificultades que encontrábamos para hacerlo por un largo plazo, no sólo por una cuestión económica, como estarán pensando sino por cuestiones de tiempo, ataduras laborales y otros tipos de anclas más mentales que de otro tipo. Ahí dijimos: tiene que haber opciones, vamos a averiguar y la próxima nos pasamos la información que consigamos. Cuando nos volvimos a encontrar compartimos los datos que teníamos. Una opción era trabajar en cruceros, la opción era buena porque se viajaba gratis, el alojamiento y la comida estaban cubiertos, el salario era en dólares y como la mayor parte del tiempo uno está en el barco las opciones de gasto no son muchas (abajo les dejamos unas páginas que podes visitar si andás en búsqueda de algo por el estilo). Otra opción que charlamos era trabajar en Disney sobre hielo, Oscarcito, el amigo de un amigo estaba trabajando ahí con la novia y había viajado por todos lados, otra vez el salario era en dólares y se viajaba trabajando o se trabajaba viajando, en fin, opciones… la próxima seguimos charlando!

La próxima fue que hablamos de las Working Holiday, visas de vacaciones y trabajo. Un amigo la había sacado después de recibirse, así que en esa semana me contacté con él y me pasó toda la información que tenía. Ahí empezamos a juntar datos, experiencias ajenas, revisar blogs de viajes, consultar precios, etc., faltaban como 5 meses para la aplicación de la visa así que había tiempo de sobra.

Hacía un tiempo que veníamos hablando con Pablo el tema de sacar una licencia en el trabajo y viajar por un tiempo. La opción más tangible hasta el momento era la de ir a Europa, los dos teníamos la ciudadanía italiana y conocíamos gente que había ido, además, Europa es siempre como la casa de enfrente, por lo que nos une culturalmente con algunos de sus países, por nuestra historia en común, en fin, era lo más conocido. Sin embargo, la opción de la visa era atractiva, Europa está en crisis, pensamos, y en Nueva Zelanda hay mucha oferta de trabajo, además es una buena opción para conocer un país del que sabemos poco y nada. Así fue que aquí vinimos, tomamos la decisión y después todo se fue dando, la visa nos salió a los dos, sacamos los pasajes, pudimos resolver nuestra situación en el trabajo…

La colina. Mount Victoria

A veces pienso que todo sucede por algo, que todo está infinitamente conectado y tiene una razón de ser, tal es así que somos incapaces de visualizarlo, pero si hacemos un esfuerzo, todo, todo, cada paso, cada decisión, cada elección, cada persona constituyen una pieza necesaria en el rompecabezas de nuestra vida.

No me acuerdo cuándo decidimos venirnos ni por qué, pero tengo un indeleble recuerdo asociado al inicio de este viaje, de un día, hace como diez años. Yo estudiaba una carrera que no terminé en Capital Federal, me bajaba del micro que me llevaba desde La Plata hasta allí y caminaba diez cuadras por avenida Córdoba hasta llegar a la facultad. Buenos aires, sorprendente, siempre, en cada rincón. Ahí me crucé a un pelilargo tocando su guitarra, con un cartel que no pedía monedas ni colaboración sino que decía: “Mientras nos elevamos, nos hacemos pequeños a los ojos del que no sabe volar”.

Algo en mi mente asocia nuestra decisión con aquel momento, probablemente porque también aquellas fueron épocas donde me preguntaba a menudo qué me hacía feliz y cómo podía hacer cosas para acercarme a ese objetivo. A veces uno no recuerda cómo, por qué o cuándo pero las decisiones se toman cada día, constantemente. La difícil tarea de saberse libre y elegir el camino a recorrer sabiendo que el único capaz de juzgar eso es uno mismo. La propia vida no puede medirse con parámetros ajenos. No hay un modo de ser, de vivir o de estar…hay tantos como cada uno quiera y muchos más todavía. Siempre estará el modo naturalizado, estipulado, estandarizado para marcarnos cuanto nos acercamos o nos alejamos de él, para atemorizarnos y volvernos a la senda “del bien”. A veces, dejar lo que uno está haciendo, cuestionarlo, cambiarlo o volver a elegirlo implica un ejercicio que no nos enseñan en la escuela, al que no estamos acostumbrados. No nos enseñan a volar, dicen que es peligroso. 

Volar

Páginas para buscar trabajos en cruceros:

http://www.pullmantur.es/general/empleo.html

http://www.cruiselinesjobs.com/how-to-get-a-job/

http://www.royalcareersatsea.com/

http://www.msccruceros.es/es_es/conoce-msc-cruceros/Trabaja-con-nosotros/Trabajo-A-Bordo.aspx

http://www.es.ncl.eu/oportunidades-de-trabajo/

http://www.tiempodecruceros.com/noticias/cruceros_noticias8.html

 

Anuncios

Comentanos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s